Decora con cuadros sobre el sofá

Porque la pared donde ya va el sofá a veces es un tanto complicada para decorar. Quizás no nos queda todo el espacio que nos gustaría para colocar cualquier detalle más llamativo, así que es un buen momento para optar por los cuadros. Sabemos que son uno de los detalles que siempre están presentes en nuestra decoración de interiores, ya sea en los salones como en las demás habitaciones e incluso en los pasillos. Todas las paredes son buenas cuando la idea también lo es. Si quieres algunos trucos para ver esta zona todavía con más estilo y perfecta, entonces no te pierdas lo que sigue. 

La primera opción que se nos viene a la mente es colocar varios cuadros, uno al lado del otro. De esta manera tenemos que conseguir que cada uno de ellos tengan las mismas medidas, así como los mismos marcos. Lo ideal es que coloquen uno al lado del otro dejando siempre la misma distancia, pero claro está que podemos saltarnos las reglas siempre y cuando le aportemos un poco más de personalidad. De esta manera, tal y como nos muestra la imagen superior, podemos apreciar cómo la originalidad se hace presente en un entorno lleno de equilibrio.

cuadros en color

También puedes optar por colgar un cuadro en el centro y sin duda, tiene que ir acorde a nuestra decoración. Por eso si estamos ante una sala pequeña lo mejor es que el cuadro en cuestión tenga colores como el blanco o grises para mantener un equilibrio y también la misma sencillez. Puedes optar por uno grande pero entonces, es mejor que el resto de las paredes tengan detalles más bien pequeños. Como la simetría puede llegar a ser aburrida, también podemos optar por colocar dos cuadros de tamaños iguales pero en alturas diferentes. 

cuadros en salones grandes

Si los cuadros van en paredes pequeñas, sin demasiada altura, puedes optar por los que cuentan con espejos ya que de esta manera le estaremos brindando más luminosidad al entorno. Otra manera perfecta de decorar con cuadros el salón es optar por las láminas basadas en fotografías. Podemos hacer una especie de collage con ellas pero siempre independientes cada una. Ahora, el resto de la decoración se puede basar en mesitas auxiliares con lámparas y jarrones, dejando que solo esta pared cuente con todo el protagonismo principal. Otra alternativa es un cuadro grande y centrado, rodeado por otros más pequeños. ¿Qué te parecen estas ideas?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *