Decoración de terrazas y jardines

Cada vez que llega el buen tiempo, parece que hasta nos cambia el humor y seguro que se debe a varios motivos. Uno de ellos es porque vamos a volver a usar nuestra terraza como nos merecemos. La terraza es ese lugar exterior donde siempre nos relajamos, hacemos cenas y pasamos momentos de vida social de lo más entrañables. Tanto si cuentas con una terraza grande como pequeña, habrá opciones para ti.

Materiales: Sin duda, al estar hablando de un lugar donde la lluvia o el viento y demás inclemencias atmosféricas se dan cita, siempre es aconsejable optar por muebles de rattán, forja, también la madera y el plástico.

Pérgolas: siempre es aconsejable su uso y hoy en día disponemos de muchos modelos a elegir. De esta manera estaremos bien cubiertos para el sol intenso o un día en que la lluvia nos da la sorpresa.

Terrazas grandes y cómodas

Tanto en terrazas como porches, vamos a seguir estos cómodos pasos para una decoración de diez:

Distribución: siempre es aconsejable colocar los muebles hacia una bonita vista. Si no cuentas con ella, entonces podrás crearla con algunas plantas y pequeños focos.

Espacios cómodos: sin duda, no nos vamos a quejar de espacio, así que podremos aprovecharlo como más nos guste. Opta por los sillones y butacas individuales, del mismo modo que unas sillas. Es decir, puedes crear ambientes diferenciados como en el interior.

Iluminación: para una buena iluminación en una terraza grande, nos podemos ayudar de farolillos colocados de manera estratégica cerca de los sofás o de las mesas. También podemos crear una especie de camino con ellos, para indicar los pasos a seguir.

Combinación de colores: de nuevo están ellos aquí para mostrarnos la mejor lección en la decoración. Siempre tendrán que reinar los colores básicos como el blanco, mientras que el crema o beige le sigue de cerca. Además, podrás añadir toques de color en los cojines o mantas que dispongas. El azul, verde o malva pueden ser tus más fieles compañeros.

Decora tu pequeña terraza y balcón

No importa que tengamos un espacio más reducido, ya que siempre podremos darle nuestro toque personal. Para ello, necesitamos de una mesa y un par de sillas. Mejor si ambas son plegables para poder guardarlas de manera más cómoda. No tenemos que renunciar a los colores, que en esta ocasión se pueden combinar gracias a los tonos más vibrantes. Una pequeña alfombra central y estampada le dará vida a esta zona. Además, gracias al tamaño de la terraza o balcón, las plantas y macetas también serán más reducidas y hasta dispones de mesas que se adaptan a la barandilla.

Siempre debes de dejar espacio para pasar de una manera cómoda, ya que en ocasiones, al ver que tenemos pocos huecos para decorar intentamos que entre por la fuerza y no es así. La regla del minimalismo tenemos que adaptar a todas y cada una de las estancias. Una vez más, necesitaremos las paredes para que nos ayuden en nuestra tarea decorativa. Aquí la imaginación juega un papel fundamental ya que puedes colgar distintas estanterías y en ellas unas cajas decorativas para guardar lo necesario. Ten cuidado con la luz, ya que en este caso, no vamos a necesitar de tantos puntos estratégicos, ya que con uno nos llega.

Ideas para decorar tus jardines

Todos los que vivimos en una casa, podemos disfrutar de nuestro propio jardín. Ya se como acompañamiento en la puerta principal como una zona en la que podremos disfrutar de un sencillo paseo y de un poco de relax. Sea como fuere, siempre hay que aportar nuevas ideas para que podamos conseguir un jardín único y elegante. Son muchas las maneras que tenemos para verlo así.

Piedras blancas: cuando contamos con una zona ajardinada, que va delimitando una entrada, entonces podemos hablar de pequeñas jardineras. Éstas se puede adornar con piedras blancas y algún árbol pequeño. Es una manera muy elegante de dar la bienvenida.

Madera: la madera también puede tener un fin decorativo en nuestro jardín, si la añadimos para formar pequeños caminos o bien, un suelo diferente. Puedes colocar una especie de baldosas, de tamaño cuadrado y en madera para dejar un hueco donde colocarás algún planta pequeña.

Fuentes: no está de más, dejarnos llevar por un poco la ilusión de un jardín muy elegante y las fuentes pueden conseguirlo. Claro que no pensamos en esas de tamaño descomunal, sino en algo sencillo, que esté rodeado de flores y en un lugar central del jardín.

Estanque: puedes hacer tu propio estanque con una manta de caucho, agua, piedras a su alrededor y unos nenúfares. ¿Qué te parece la idea?.

Macetas: siempre imprescindibles en el exterior. Puedes jugar con diversos tamaños, marcar caminos y hasta hacer tus propias macetas con botellas que ya no uses. Prueba a colgarlas en la vallas y aportarán un toque con estilo.

Bancos de madera: claro está que además de todo lo anterior, los muebles forman parte fundamental de todo jardín. Un pequeño banco será perfecto para poder disfrutar de toda la decoración que hemos mencionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *