Ideas para decorar tu salón de cara al invierno

Ahora que dentro de poco vamos a recibir el invierno, es un buen momento para sacar las mejores ideas en decoración. Sin duda, en el salón seguro que pasamos largas horas. Ya sea solos o acompañados, necesitamos conseguir un estilo perfecto para poder disfrutar de esta nueva época. Así que, no te pierdas las ideas más estupendas que tenemos hoy para ti. Una selección de las claves que no podrás rechazar.

Uno de los detalles a tener en cuenta es que siempre debemos aprovechar la luz natural. Sabemos que en la temporada invernal no será un tema sencillo, pero siempre hay que conseguir que entre la máxima posible. Es por ello que no debes tapar con gruesas cortinas las ventanas del salón in de otra habitación de la casa. Del mismo modo, siempre podemos llevar los muebles hasta estas zonas más cercanas a la luz. Coloca una butaca cerca de la ventana y tendrás un rincón de lectura perfecto.

color blanco para el salón en invierno

Los colores también son otra de las grandes bases a la hora de decorar. Esto lo sabemos todos, pero no renuncies al color blanco, aunque te muestra su cara más fría en esta temporada. Gracias a él podemos añadir un toque muy cálido en nuestro salón. Siempre puedes combinarlo con colores neutros o darle pinceladas más llamativas añadiendo un poco de color claro en los detalles. Combina siempre con velas, candelabros y grandes lámparas para un situación más cálida.

salón rústico con detalles cálidos en invierno

Puedes aprovechar y combinar los textiles con la época que vamos a comenzar. Es por ello que no está de más añadir alguna que otra manta sobre los sofás. Intenta que estén totalmente combinadas con colores con el resto de la estancia y de sus detalles. Del mismo modo, quizás te apetezca cambiar la alfombra y colocar una con tonos más neutros o apagados.

salón rústico para invierno

Sin duda, uno de los materiales que más calidez aporta es la madera. Claro está que no siempre podemos añadirla a nuestra decoración. En ocasiones, tan solo nos queda recurrir a los detalles. Prueba con mesas de madera o con muebles en tonalidades marrones intensas. Si es posible, debemos añadir una pequeña chimenea, que siempre es otro de los grandes recursos ante los días más fríos. Prueba a colocar jarrones con ramas y frutas de la temporada, que también añadirán ese toque rústico que nos encanta. Como ves, en ocasiones los simples gestos son los que más nos aportan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *