Decoración de interiores con estilo Zen

Seguro que a estas alturas todos sabemos ya el significado de la palabra Zen. Aunque más que el significado en sí es lo que nos transmite y que se ha instalado en nuestro hogar de una manera muy firme. Se trata de encontrar un equilibrio y un ambiente de relax. Algo que también nos permitirá hacer una conexión con nuestra mente y estar en paz. Todas las habitaciones del hogar pueden encontrar este tipo de decoración, aunque parece que siempre suele centrarse más en los salones o dormitorios. ¡Veamos unos ejemplos!.

Para comenzar con la decoración Zen nos tenemos que dejar llevar por los colores que la protagonizan. Claro que si hablamos de equilibrio y de relajación, nada como tener en cuenta los tonos más claros. El blanco, marrón y beige serán los fundamentales para este tipo de interiores. El siguiente paso a dar es saber que necesitamos ver y sentir todos los detalles mucho más cómodos por eso, hasta el suelo necesita de una textura única y suave. ¡No te olvides de las alfombras con pelo!.

salón con estilo zen muy moderno

Además, siempre es aconsejable dejar entrar la luz solar al máximo, por lo que no se aconsejan cortinas de telas gruesas sino todo lo contrario. Claro que cuando no siempre tenemos un gran ventanal o quizás, la habitación no esté destinada hacia esa luz, siempre nos podemos ayudar de los colores más claros. Incluso en los muebles de madera, los más claro como el cerezo serán los verdaderos protagonistas. Eso sí, intenta que sean de líneas sencillas y que no tengan ningún tipo de dibujos.

salón pequeño con decoración zen

Prueba a mezclar las tres posibilidades de color como sucede en este caso. Blanco para la parte de la alfombra, mientras las butacas se quedan en beige como la pared y las estanterías o mesa central en marrón más intenso. Puedes mezclarlos como quieras, eso es cierto, pero intenta que no haya más de tres colores en un mismo lugar.

dormitorio con estilo zen

Los toques naturales también están presentes en una decoración como ésta y ahora pasamos al dormitorio Zen. En este caso, se juego más con los materiales y la combinación con la naturaleza. Nos aportará sensación de bienestar, algo que es vital para conseguir nuestro objetivo final.

jardín con decoración zen

Hasta el jardín puede llevar este tipo de decoración. En este caso, no cambian los colores pero sí se integran diversos materiales donde la piedra parece sustituir por momentos a la madera. Sin duda, todo ello nos lleva a hablar de un entorno mágico donde la calma será su verdadera protagonista. ¿Qué te parece esta decoración?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *