Decoración rústica para nuestros salones

Todos sabemos que la decoración rústica nos acerca a la naturaleza y como no, al buen gusto de una manera muy especial. Son ciertos detalles fundamentales los que necesitamos para poder conseguirla. Así que, en lugar de tener que enumerarlos uno por uno, nada mejor que ir enlazándolos con unas imágenes tan especiales como éstas. Una manera de ver los entornos más cálidos y originales. Tanto si te gusta la decoración rústica de salones como si no, puedes comprobar qué te parecen los siguientes ejemplos.

Para comenzar vemos cómo un entorno con una decoración rústica, siempre tiene que contar con ciertos ingredientes. Uno de ellos serán las piedras que compartirán parte de nuestras paredes. En ocasiones, ya formarán parte de ellas pero en otras, podemos aplicarlas a modo de revestimientos y también quedarán de lo más naturales. Junto a ellas, nada como unas vigas de madera para completar una decoración perfecta y natural. Eso sí, el color blanco siempre estará presente y en este caso, se trata del sofá principal. Junto a la chimenea, dos butacas en tonos rojizos… ¿qué más se puede pedir?.

salón rústico en color blanco moderno

Otra ocasiones, podemos dejar atrás la piedra en las paredes para darle la bienvenida al color blanco. Un color que siempre estará presente para brindarnos más luz en nuestra decoración. Además de estar en las paredes también podemos aplicarlo en algún mueble principal como pueden ser la butacas o el sofá. Pero eso sí, la madera e incluso los muebles reciclados tienen que estar presentes. 

salón amplio con decoración rústica

Claro que si seguimos hablando de colores, entonces la mezcla de los mismos con sencillos estampados, también nos brindarán un toque rústico y perfecto. En este caso, nada como los que llevan el estampado floral y los cuadros. Ambas opciones, aunque parezcan un tanto recargadas, siempre se llevarán bien tal y como podemos ver en esta imagen superior.

salón con decoración rústica en gris

Por otro lado, no debemos de olvidar que el color gris más intenso, ahumado, también estará presente en combinación con el color marrón y varias de sus tonalidades. Puedes cubrir las paredes con un revestimiento de madera y de integrar muebles en colores más oscuros como el wengué para una mezcla perfecta en nuestro salón. Sin duda, los salones rústicos también llevan un toque romántico y elegante a la par que muy sencillo. Si te gusta este tipo de decoración, seguro que podrás poner en práctica alguna de esas ideas y ejemplos. ¿Qué os parecen?. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *