El color blanco y negro se dan cita en el dormitorio

Sabemos que es toda una apuesta y de la que dará los mejores resultados. La combinación del blanco y el negro para la decoración, es una de la más queridas y usadas. Sin duda porque siempre llevará esas pinceladas de elegancia que todos queremos en nuestros interiores. Además, creará un ambiente único y perfecto para disfrutar cada día. Los dormitorios seguro que nos no van a agradecer. ¡Descubre estas combinaciones tan especiales!.

En primer lugar nos quedamos con un dormitorio muy elegante, gracias a su decoración. Todo él está pintado de color blanco, lo que será idóneo para las habitaciones más pequeñas y para añadir el toque de luz que necesitan. La alfombra es la base de contraste que parte del suelo. Las pinceladas se dejan ver a lo largo de las paredes, gracias a los elementos decorativos. Sin duda, una manera perfecta de añadir el equilibrio a un ambiente como éste. 

dormitorio amplio con armario en negro

Por otro lado, para los dormitorios más amplios, quizás tengamos más posibilidades para añadir la tonalidad oscura. En este caso, aunque el blanco también decora las paredes, hace un parón en la zona del cabecero. Éste se queda en color negro y al mismo tiempo, también será el armario y la alfombra quien cuenten con la tonalidad básica. El blanco de nuevo aparece en la ropa de cama  y en algunos detalles de los muebles. 

dormitorio son suelos en blanco

En los pisos más modernos y donde la tendencia minimalista se apodera de ellos, tendremos como resultado unos suelos en color blanco. Al mismo tiempo, también las estanterías y los muebles irán bañados en esta tonalidad. El negro queda relegado a la belleza de las cortinas así como a la ropa de cama y de nuevo, a la zona del cabecero. Una combinación neutra pero siempre elegante, que nos deja ejemplos tan sorprendentes como éste.

dormitorio clásico color negro

En esta nueva composición, se hace un cambio de alfombra, ya que aparece en color blanco. Las mesitas y las cortinas quieren compartir el color negro, mientras que la cama vuelve a apostar por el eterno blanco. Eso sí, para un ambiente como éste, nada como un armario de espejos. De este modo, la luminosidad nos dejará un entorno mucho más claro. 

dormitorio con cabecero negro

En este nuevo ejemplo, tenemos un perfecto dormitorio que cuenta con el negro y el blanco pero también con el gris. Sin duda, una buena idea para mezclar en un lugar de relax como éste. Elegancia y sencillez es todo cuando necesitamos para un resultado como el que vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *