La decoración primaveral se deja notar en estos salones

Poco a poco nos vamos integrando en la nueva estación y por lo tanto, siempre está bien hacerle un pequeño homenaje en forma de decoración de interiores. Sin ir más lejos nos quedamos de nuevo con los salones porque ellos son la base de una buena decoración. Una de las estancias que más usamos y que siempre está visible a todas las visitas. Es por ello que hoy la añadimos unos toques de color y buen gusto para poder completar la decoración primaveral que tanto nos gusta. 

Sabemos ya de sobra que el color blanco es uno de nuestros favoritos a la hora de pintar el salón y también de pensar en los detalles decorativos o muebles. Quizás porque además de aportar gran luminosidad también se deja combinar con todos los colores que queremos. Es por ello que llegados a este punto del año siempre es preferible optar por tonalidades tan necesarias como el azul o el verde. El azul celeste o turquesa son dos grandes aliados para un entorno como éste. De esta manera la frescura y el buen gusto quedará impregnado en la sala.

salón muy colorido en naranja y verde

Claro que si te gustan realmente los colores más primaverales, tienes que decantarte por unos cuantos. Se trata de añadir los tonos más alegres al entorno. Desde el verde más claro hasta el naranja más intenso, pasando por pinceladas en rosa y también en amarillo claro. Sin duda, aunque parecen muchas combinaciones, el resultado es de lo más increíble, apostando por unos muebles reciclados y básicos.

salón sencillo en azul y amarillo

Si los colores en sí son las grandes bases para decorar una habitación como ésta, no podemos perder de vista los estampados. Ellos también juegan un papel importante en nuestra vida y sobre todo, en nuestra decoración de interiores. Rayas y flores serán los más usados para estas estancias, aunque siempre puedes dejarte llevar por la imaginación y por todo lo que las tiendas de decoración nos ofrecen.

salón con muebles en madera

Cuando nos queremos centrar en un solo color llamativo sobre una base de tonalidades básicas, entonces el amarillo sale de su escondite para apostar por la luz pero también por el buen gusto. En este caso, aunque la sala es gris siempre se pueden hacer ciertas modificaciones, hasta conseguir el resultado primaveral que queremos. Muebles en madera y detalles necesarios como adornos, cojines y alfombras serán todo cuanto necesitamos para un salón perfecto y muy primaveral. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *