Naranja y gris, la mejor combinación para tu salón

Sí, es cierto que son muchas las combinaciones que nos podemos encontrar a la hora de darle un aire nuevo a nuestro salón. Los colores son funfamentales para ello y por eso, no queríamos perder la ocasión para mostraros cómo se compaginan dos de ellos. Por un lado, el color gris y por otro, el naranja. Sin duda, una elección donde el color gris se deja acompañar por otro que cuenta con gran vitalidad. Así que, estaremos ante todo un acierto, que debemos probar. ¿Quieres comprobarlo por ti mismo?.

No tiene porqué haber una combinación equilibrada, sino que siempre podemos darle un estilo único a nuestra habitación. Por un lado, puedes dejar que sean las ventanas o las paredes quienes cuenten con la tonalidad neutra. De este modo, la decoración del salón puede estar implicada con el color más llamativo. Así el color naranja puede verse en los sofás, o a modo de cojines. Simplemente con estos últimos, ya tendremos un nuevo aire en nuestros salones.

paredes gris oscuro para salones

Si quieres contar con un toque más moderno, entonces puedes optar por el gris más intenso en las paredes. Eso sí, siempre y cuando los salones sean amplios. Sabemos que cuando usamos una tonalidad como ésta, siempre puede hacer que la habitación sea un poco más oscura. Así es que, tenemos que conseguir integrar bien el color naranja. Puedes usarlo para cuadros, sofás o pequeños detalles que consideres oportunos.

sofás en gris y naranja

Dejando de lado las paredes, tampoco será complicado el integrar esta perfecta combinación de colores. Es decir, podemos dejar que las paredes se queden con colores básicos. El blanco es uno de los principales. Es por ello que el sofá principal puede optar por el sofá gris, mientras que la butaca se quedará con el naranja. Un tono que también participa de los detalles en los adornos.

salones con paredes en naranja

Claro que siempre podemos hacer un cambio de colores, para los lugares principales. En este caso, nos quedamos con toda una pared en color naranja. Eso sí, tanto la puerta como el sofá se mantienen en grisáceo. Además de ello, también serán las cortinas quienes cuenten con el tono más vibrante. Como vemos, para completar un lugar como éste, nada como usar los mejores detalles en color básicos como el blanco. De este modo, sabemos que no estaremos recargando la zona. ¿Qué te parece esta combinación de tonalidades?. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *