Pequeñas salas decoradas gracias al color blanco

Como bien sabemos, el color blanco es uno de los grandes protagonistas en la decoración. Además de aportar ese aire cálido y lleno de luz, también hará que la decoración de interiores se vea un tanto más grande. Cuenta con el efecto óptico de añadir amplitud a los espacios más reducidos. Así que cuando hablamos de unas salas pequeñas, entonces parece que rápidamente se nos viene este color a la cabeza. ¡Descubre todo lo que puede hacer por nosotros!.

Puedes apostar por un salón con dosis de estilo clásico. En él cubrir los sofás con una tela blanca, si es que estos no llevan el color blanco por excelencia y al mismo tiempo, dejar que todo el ambiente también se sea más especial como él. Sí es cierto que puede ser un tanto manchadizo para algunos hogares pero desde luego, dejando un poco de lado esto, la belleza que nos aporta, no tiene precio. En una decoración como ésta, siempre puedes jugar con las diverdad tonalidades del color blanco.

sala en blanco con estanterías

Si crees que todos los detalles en color blanco crean una atmósfera demasiado aburrida para ti, siempre podrás intentar conseguir un equilibrio gracias a los pequeños detalles. Los cojines o las alfombras serán nuestros mejores aliados para ello. Puedes intergrar un estampado sutil en tonos grisáceos y que no salgan demasiado del equilibrio del blanco. Añadir color en los cuadros o alguna mesa en contraste, pueden ser tus mejores aliados.

sala pequeña en blanco con ventanal

Cuando tenemos cerca una ventana como es este caso, sabemos que la luz será una de las mejores compañeras. Eso sí, en este caso, además de contar con el sofá y el mueble blanco, de nuevo serán los cojines los que aporten el color. Aunque el protagonismo se lo lleven las plantas. También ellas participan como símbolos de la luz y el mejor colorido. Un ambiente relajado y discreto que se nos abre ante nosotros.

sala sencilla y pequeña

Aunque pensemos que suene un tanto recargado, si al color blanco le añadimos todavía más luz gracias a pequeñas bombillas decorativas o velas, entonces la decoración más romántica saldrá a la luz, y nunca mejor dicho. De nuevo, los muebles se combinan con el color protagonista y los puntos de luz se colocan de manera estratégica para añadir un toque sutil. Seguro que a muchos de nosotros nos encantaría llegar casa del trabajo y encontrarnos con una atmósfera tan especial como ésta. ¿ O no?. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *