Decorando con alfombras

Porque aunque desde pequeños nos acordamos de las alfombras de nuestra habitación, éstas también han ido pasando a otras estancias de la casa y es por eso que siempre podremos crear numerosas ideas de decoración si las combinamos tanto en forma como en colores. Es una manera de darle la calidez necesaria a nuestro hogar así como la funcionalidad que necesita cada habitación. Desde los salones más elegantes hasta los dormitorios más sencillos, todos y cada uno de ellos pueden contar con una alfombra para terminar una decoración perfecta. Hoy vamos a ver algunas ideas para que éstas destaquen en nuestra decoración. ¡Comenzamos!.

Para conseguir un efecto más elegante en el dormitorio, lo mejor es optar por una alfombra grande que se encuentre a los pies de la cama. De esta manera estamos enfocando la atención en ambos detalles. Eso sí recuerda siempre que a la hora de combinarla en colores, tengas presentes los que la habitación tiene. Por eso si la has decorado en tonalidades neutras, pues añadir algún color más fuerte para que destaque o mantener el mismo equilibrio en ella y seguir con colores como el crema, arena o el marrón. ¡Atrévete también a combinar diversas texturas para un hogar muy original!.

alfombras en color blanco

Cuando quieres destacar una zona concreta de una habitación, puedes poner una alfombra para hacerlo más acogedor. Si por otro lado, quieres separar espacios, lo que puedes hacer es optar por dos de un mismo tamaño pero con tonalidades diferentes dentro de un mismo color. De esta manera, ambas tendrán el mismo protagonismo y le darán una perfecta armonía a esa diferenciación. Es muy común que cuando los muebles sean de color oscuro, las alfombras cuenten con ese mismo color pero en tonos más claro o combinados gracias a los estampados. Éstos pueden ser de gran ayuda cuando las paredes son sencillas y queremos darle un toque más original al suelo.

alfombras estampadas para decorar

Puedes elegir una alfombra que cuenten con las tonalidades de tu decoración, de esta manera le estarás dando protagonismo y un equilibrio perfecto de nuevo. Claro que por otro lado, si quieres que ésta tenga todo el protagonismo puedes optar por colores más llamativos que los que llevan los muebles. Lo que siempre hay que intentar es que tanto los muebles como nuestras protagonistas deben de ser compatibles y dejar que todos tengan su importancia. Es por ello que es mejor no mezclar muchos colores o tejidos diversos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *