Salones modernos de estilo nórdico

Seguro que ya conoces cómo el estilo nórdico le aporta un toque muy elegante, luminoso y hasta minimalista a nuestro hogar. Es por ello que después de ver cómo las casas con este estilo sea marcan como una de nuestras preferidas, hoy nos quedamos en un rincón muy especial. Se trata de los salones nórdicos, ideas a modo de imágenes que a buen seguro, no te dejarán indiferencia. Porque así comprobarás que no solamente en color blanco o los tonos más fríos tienen el verdadero protagonismo. 

Las paredes se visten de color blanco, de eso ya no teníamos ninguna duda. Los muebles principales como los sofás también se ven en este color neutro que siempre marca la luminosidad de nuestra decoración de interiores. Puedes acompañar esta habitación con algún que otro complemento de mimbre o en madera, pero siempre con líneas sencillas. Intenta no recargar con detalles decorativos, ya que este estilo no los admite. Los cojines siempre serán perfectos para acompañar toda decoración que se encuentre en el salón. Puedes añadir alguna pincelada en color negro para marcar el contraste.

salón nórdico en madera y blanco

Además de la madera y del color blanco, también tenemos que añadir algún que otro toque en gris. Para ello nada como dejarnos llevar por algún sofá o butaca con esta tonalidad neutra. Si tienes un salón pequeño, recuerda que siempre puedes añadir unos espejos, como elemento decorativo, para tus paredes. Los estampados florales también estarán presentes pero siempre y cuando sean de manera sutil.

salón nórdico con tonos pastel

Los tonos pastel también pueden ayudarnos a combinar un salón como éste. Partiendo del blanco o del beige, los tonos como los azules o verdes, serán siempre bienvenidos para nuestra decoración de interiores. Eso sí, una vez más dejaremos que la sencillez sea parte fundamental para un entorno así. Evitaremos las aglomeraciones y optaremos por los muebles más sencillos pero siempre funcionales.

salón nórdico elegante y sencillo

Quizás también podamos cambiar el color blanco de las paredes por un poco de gris. De esta manera, lo combinaremos con los sofás principales para tener un salón nórdico perfecto y brillante. Los tonos tostados también serán bien recibidos en un interior así. Desde luego, se desprende la sencillez al mismo tiempo que el buen gusto por cada uno de los detalles.

Pequeños salones nórdicos

Como no, en un entorno nórdico no podía faltar el toque más cálido y es en forma de chimenea que logra consquistarnos. Ideas para todos los gustos, pero siempre manteniendo un aspecto único, sencillo y muy sutil para los interiores más modernos y actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *