El lila también acompaña nuestros salones

Porque aunque se considera un color frío, a nosotros no nos lo parece viendo estas imágenes. Claro esta que siempre podremos hacer unas amplias combinaciones para lograr unos entornos de lo más exclusivos. Hoy vamos a ver tres ideas para que nuestros salones tengan una gran elegancia basándose en una tonalidad tan especial como ésta. Gracias a este color, el relax estará presente en la decoración de interiores y por eso, os invitamos a que lo integréis de una manera muy sencilla, sin recargar nuestro salón. ¿Qué te parece la propuesta?.

Para comenzar, en los salones que cuentan con ese toque moderno y también minimalista, lo mejor es dejar que las pinceladas sean las protagonistas de la decoración. Es por ello que puedes hacer una combinación de las mismas, ¿de qué manera?, pues integrando colores básicos, neutros y fríos. Una de las paredes, que será la principal, la puedes pintar en color gris que es uno de los tonos que mejor irá con el lila. Los muebles en blanco son todo un acierto seguro, mientras la alfombra será quien ponga esa nota de color en lila. De esta manera, le dará todo el brillo y el glamour que un lugar así necesita.

salón lila y colores pastel

Claro está que otros tonos elegidos para crear un ambiente de lo más dulce son los tonos pastel. Unos colores que se encuentran dentro de la misma gama de mostrar esa sencillez y buen gusto al ambiente que adornen. Es por ello que no nos libramos de que en el salón, tengamos que incorporar algún sofá o silla que cuente con el color lila. Intégralo en los cojines o en las lámparas así como los jarrones. Además, puedes hacer una combinación de éste con el rosa y el blanco, además de añadir algunas pinceladas en azul. De esta manera dejaremos el frío atrás y le daremos la bienvenida al buen gusto más cálido.

salón con paredes en color malva

Claro que si eres de los que prefiere dejar que los muebles cuenten con los colores más claros, entonces puedes atreverte a pintar las paredes en color lila. Es una buena opción, pero eso sí, si la pared en cuestión es muy alargada, lo mejor es que pintes solo esa zona, dejando las restantes en color blanco. Ya que sino, podemos estar cayendo en la equivocación de hacer que su tamaño reduzca de manera considerable. Ideas para todos los gustos pero siempre, apostando por el color lila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *