Integrando poco a poco el color en la decoración del salón

Son muchas las cualidades que puede llevar la decoración del salón y hoy nos vamos a hacer grandes cambios en cuestión de muebles o reformas en general. Simplemente con un poco de color estaremos ante unos salones de efecto arco-iris que siempre darán luz a la par que alegría a nuestros interiores. Es por ello que seguro que viendo estos ejemplos, tu inspiración irá más allá a la que tu imaginación. Descubre lo que ambas siempre pueden hacer por ti. 

Porque un salón con unos sofás un tanto oscuros siempre es una opción, ya que sabemos que éstos no se ensuciarán tanto como los más claros, por eso es una buena inversión. Aunque si después de ellos, ves que tu salón está un tanto oscuro, no desesperes. La compra está hecha así que vamos a intentar añadir ciertos detalles que no sean muy caros ni complicados de conseguir. Por eso, prueba con unos seis cojines. Los colocarás de tres en tres y cada uno de ellos tendrá que llevar un color. Verde, azul o rosa…¿qué te parece la combinación?.

salón en blanco con muchos colores

Por otro lado, si tu salón cuenta con el color blanco por excelencia, entonces prueba a añadir todavía más luz y modernidad al mismo. Para ello, nada como optar de nuevo por los cojines a todo color, pero mejor que sean en tonalidades llamativas. Para seguir con ellas, déjate inspirar por decorar con piezas también coloridas como jarrones o incluso que los libros lleven estos colores.

sofá gris para salón en color

Claro que también, si no quieres tanto color por tu salón, puedes optar por centrarte en uno o quizás dos tonalidades y sobre ellas, ya tendrás la decoración completa. El color amarillo o el azul pueden ser dos grandes pilares para un entorno que cuenta con muebles y detalles en colores más oscuros.

salón pequeño en colores llamativos

Además de los cojines, una manera perfecta de ir integrando los colores en nuestros salones es a través de los detalles de las paredes. En este caso, nos quedamos con los marcos llenos de color donde podemos ver cómo el rosa, amarillo o el malva parecen tener más vida que nunca. Prueba a cambiar las cortinas y a combinarlas con el color de la alfombra. De esta manera obtendrás lo que necesitas. Simplemente veremos cómo nuestros salones consiguen el toque más colorido, que sinceramente, también nos alegrarán cada día. ¿Qué te parecen estas ideas tan prácticas y sencillas?. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *