El color blanco para tus salones más elegantes

La pureza, la luminosidad y como no, la elegancia es la que nos transmite el color blanco y es por ello, que no podía faltar en un lugar tan especial como es el salón. La decoración de interiores nos tiene que aportar la comodidad necesaria ante todo y seguro que con el color blanco, la conseguirás. Un salón en este color nos aportará todo lo necesario para disfrutar en pareja o en familia de diversas reuniones en un espacio que se verá mucho más acogedor y hasta amplio. Si eres de los que prefiere añadir colores a una habitación como ésta, también podrás ayudarte de los detalles para que no se vea todo tan blanco.

El primer ejemplo de salón en color blanco representa la mayor de la elegancia y es que, a pesar de que el color marrón también se deja ver en ciertas pinceladas, así como en el suelo, es el blanco el que inunda de alegría este salón. Los sofás se pueden combinar en color arena y hasta aportar algún estampado que los haga mucho más modernos. Tanto las paredes como los acabados de ciertos muebles tendrán que ser en blanco si queremos seguir dándole ese protagonismo. 

Salón decorado en color blanco

Para los mejores rincons de nuestro hogar, no hay nada como un poco luz. Claro que si el salón es grande, ya poco más necesita pero si es pequeño siempre viene bien una ayuda como ésta. El color blanco vuelve a por todas en estas dos butacas y además, sobre el suelo en forma de alfombra. Es una manera de darle más sofisticación a la habitación. Seguro que muchos de vosotros estaréis pensando que sí, es muy bonito pero manchadizo. Es cierto, pero hoy en día debemos de elegir esos muebles que son más fáciles de limpiar, sin tener que recurrir a productos específicos y costosos.

rincón decorado en color blanco

Son numerosas las partes que podremos decorar en un salón amplio y es por ello que si cuenta con una zona como ésta, hay que sacarle el máximo partido. Un rincón especial que alejados de la televisión y demás aparatos tecnológicos, podemos desconectar leyendo un buen libro y admirando las vistas que la ventana nos deja. Ayúdate de algún color extra para que no se vea tan monónoto, es por ello que aquí pueden entrar en acción las plantas o flores, así como los candelabros y velas en color. Un sinfín de posibilidades con un mismo fin: un entorno único y cálido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *