Un apartamento de estilo nórdico

Ya hemos hablado en otras ocasiones del estilo nórdico y es que se trata de un estilo único y muy brillante. Si siempre comentamos la importancia que tienen los hogares con decoración en colores claros, entonces ésta la tiene y mucho. Se trata de una combinación del color blanco con ciertas pinceladas que pueden ser rústicas o añadiendo algún color determinado a los complementos que usemos para decorar. Sin duda, todo esto nos dejará un ambiente relajado y cálido tanto en los salones como en las cocinas o baños. ¡Disfruta de la decoración nórdica!.

Este apartamento se caracteriza por contar con todos los detalles que una decoración así necesita y es que, para empezar tanto las paredes como los techos se quedan en color blanco. De esta manera ya le estaremos aportando la luminosidad necesaria a la habitación. Además, colocaremos ciertas lámparas en los rincones para enfatizar todavía más este rasgo. Los sofás del salón también se caracterizan por llevar el color blanco, aunque bien es cierto que puedes darle un toque de color en detalles como la alfombra o los cojines. El gris o el rosa claro serán dos tonalidades perfectas para ello, aunque en ocasiones nos encontraremos con el color negro y también será bienvenido.

comedor y salón estilo nórdico

En la parte de la cocina, también nos queda muy clara la idea que quiere transmitir. La combinación de la madera con el color blanco hacen que estemos ante una calidez de decoración. Las paredes vuelven a decantarse por el color básico y la sencillez de los muebles son parte fundamental de un estilo así. Además, también veremos en este tipo de hogares, elementos reciclados tales como estanterias o mesas. Es por ello que aquí pueden cobrar vital importancia los elementos rústicos. De igual manera, la simplicidad es la que nos lleva a adorar un estilo como éste.

baños con estilo nórdico

En los baños tampoco nos encontramos con grandes cambios. Aunque bien es cierto que las baldosas del suelo son las que tomarán un nuevo rumbo en cuanto a colores. En este caso, los grisáceos o marrones serán los fundamentales. Para ello, las demás piezas sí continuarán en color blanco radiante, así como las estanterías, que siempre podemos recurrir a una escalera de pie y optar por pintarla para reciclarla y que haga la función de ofrecernos las toallas cada mañana. Una decoración perfecta para todas las casas más pequeñas y para las que quieren llevar la sencillez y la luminosidad a su terreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *